CARPINTERÍA
EN PULTRUSIÓN
Y METÁLICA

La pultrusión es un proceso para la fabricación de perfiles en plástico termoestable reforzado con un alto porcentaje de fibra de vidrio (también es posible carbono o aramida).

Se preforma la pieza partiendo de una serie de tejidos e hilos del tejido de refuerzo. Estos, tras ser impregnados con la resina o matriz se hace pasar por el molde en el cual polimeriza, obteniéndose así el perfil deseado. Las propiedades mecánicas y de resistencia química, son dadas por el tipo de resina (poliéster, fenólica, vinil-ester, …) y de las características de la fibra de vidrio (u otras) empleada.

El material que se obtiene mediante el proceso de la pultrusión posee unas elevadas propiedades mecánicas y una gran resistencia al ataque de los agentes químicos y atmosféricos. A su vez es un material ligero y muy fácil de mecanizar, con un óptimo acabado superficial. Todas estas características, unidas a la gran resistencia a la fatiga y los impactos, la facilidad de pintado y el pegado, lo convierten en un material polivalente que puede ser empleado en gran variedad de aplicaciones.